En la marcha del día 29 de abril, Acisclo Rebollo, me hizo entrega de dos folios con unos versos dedicados a su pueblo natal para que los pusiera en esta página y le animé a que me mandase más. Son versos sencillos, en lengua llana de la tierra, y tal como me los entregó los he reproducido para tod@s vosotr@s. La realidad de lo escrito obedece, exclusivamente, a la memoria de su autor.

  1. Yo soy hijo de Villaescusa
  2. La iglesia es un corral