Historia de Villaescusa de Palositos

   Enclavado en La Alcarria, en abruptos y montañosos parajes de chaparros y monte bajo en las estribaciones de la Sierra de La Solana, tiene una altitud cercana a los 1.100 metros sobre el nivel del mar y linda con Viana de Mondéjar, La Puerta, Hontanillas, Torronteras, Escamilla, Salmerón, Castilforte y Peralveche al que hoy está anexionado, su superficie a finales del siglo XIX era de 2.870Ha. 31a. 25 m2. Las casas del pueblo se van encaramando desde las fuentes manantiales del arroyo de la Hoz, que más adelante será el arroyo Ompolveda, por la falda de un pequeño pero escarpado cerro hasta llegar a lo más alto del mismo y encontrarse con uno de los monumentos religiosos más importantes de la comarca de La Alcarria: su iglesia de estilo románico rural, probablemente del siglo XII ó XIII, habiendo sufrido modificaciones en los siglos XVI y XVII en los que se sobreelevó y se la dotó de un órgano y de un magnífico retablo de estilo plateresco con buenas pinturas del siglo XVI. La iglesia, dedicada como las de la mayoría de los pueblos vecinos a la Virgen de la Asunción, se encuentra coronando el cerro, llamado por los villaescuseros, La Coronilla, en el que se presupone que hubo un castillete o quizás una atalaya durante la dominación árabe por los vestigios que allí se encontraban. En el año 2006, con motivo de la I Marcha de las Flores, descubrimos un sillar epigrafiado con el nombre de su creador, Gilem, dando fe de que fue quien la erigió en ese lugar para disfrute de generaciones futuras.

     Desde la reconquista de la zona, a finales del siglo XI, Villa Excusa de los Palos Hitos perteneció al Común de Villa y Tierra de Huete quedando excusada de otros señoríos y, por lo tanto, de realengo, que era el nombre que se aplicaba a los pueblos que no eran de señorío ni de las Órdenes. De su nombre parece deducirse que fue considerada villa que estaba excusada de otros señoríos y que era hito, mojón o frontera, marcada con grandes palos.

     En el año 1834 dejó de pertenecer a la provincia de Cuenca y, junto con estos veinticuatro pueblos, Alique, Arbeteta, Armallones, Carrascosa del Tajo, Casasana, Castilforte, Chillarón del Rey, Córcoles, El Recuenco, Escamilla, Hontanillas, Huerta Pelayo, Illana, Millana, Pareja, Peñalén, Peralveche, Poyos, Poveda de la Sierra, Sacedón, Tabladillo, Torronteras, Villanueva de Alcorón y Zaorejas pasó a pertenecer a la provincia de Guadalajara.

     Desde mediados de los años 70 del siglo pasado permanece deshabitado por sus primitivos y legítimos moradores que, ante el abandono sufrido durante décadas por las distintas administraciones del Estado, tuvieron que malvender y abandonar sus casas y tierras en busca de un futuro mejor y muy distinto, para ellos y sus descendientes, al que hasta entonces habían tenido. En el año 1977 pasó a depender administrativamente del Ayuntamiento de Peralveche.

    En la actualidad está ocupado por personas desarraigadas del lugar, ajenas a su historia y tradiciones, habiendo sufrido por lo tanto, sin necesidad alguna, una transformación destructiva y sin control de su tradicional y centenaria fisonomía estructural.  

    Su histórico aislamiento, sin luz eléctrica y sin carretera, contribuyó a la conservación de sus casas centenarias, calles medievales e iglesia románica a lo largo de los siglos, también contribuyó sin duda a su paulatina despoblación, pero ese mismo aislamiento ha contribuido a que desaparezca del mapa tal y como era, casas, hornos, corrales, calles, plazas y monumento románico incluido, a un ritmo vertiginoso y demoledor.

    Por eso, solamente en esta Web, podrás contemplar y recordar Villaescusa de Palositos tal y como era, como a mí me gusta decir: "En su estado puro", porque hoy, las máquinas guiadas a conciencia por la mano del hombre, lo han convertido en un solar irreconocible.  


PÁGINA PRINCIPAL